¿Quieres ser una B Corp?


Powered by
 
 
 
 
 
 

 
 
“Tenemos un sueño. Queremos que un día, en un futuro muy cercano, la gran mayoría de empresas compita no tan sólo para ser las mejores DEL mundo, sino también para ser las mejores PARA el mundo”. Muchas empresas comparten este sueño, y por eso ya han creado una comunidad y han firmado una declaración de interdependencia. No de independencia, sino de interdependencia.
 
 
Así de contundente empieza el video explicativo que ha publicado el movimiento B-Corp, una red de miles de empresas en 30 países que quiere convertirse en un movimiento global que redefina el significado de “éxito” en el contexto internacional de la economía y la empresa, utilizando el poder de los negocios para resolver problemas sociales y ambientales en el mundo.
 
 
Y además, parece que esta corriente ya no es algo exclusivo de start-ups y pequeñas empresas con un alto nivel de compromiso con su entorno, si no que está llegando también a compañías multinacionales, e incluso a grupos empresariales que ejercer un liderazgo importante en mercados que mueven billones. Patagonia o Ben&Jerry’s, por ejemplo, se encuentran entre estas empresas que quieren aportar valor tanto al consumidor como inversor, haciendo además que ambos pueden marcar la diferencia.
 
 
Se definen fundamentalmente como “change makers”, y quieren utilizar el entorno empresarial para llegar a conseguir cambios sociales profundos. Tal como dice Jostein Solheim, el CEO de Ben&Jerry’s, su misión es liderar una empresa socialmente justa, que resulta que produce helados. De una u otra manera, estas nuevas B-Corp quieren redefinir el lenguaje empresarial y de los negocios. Solheim, por ejemplo, habla de un modelo de negocio basado en la “cadena de prosperidad” que vincula a tres comunidades: en primer lugar, la de los que proveen los ingredientes que forman parte de los productos; en segundo lugar, la comunidad dentro de la empresa que hace posible la producción; y en tercer lugar, por supuesto, la comunidad de los consumidores, los clientes que acaban siendo los destinatarios de toda esta cadena. Las tres comunidades deben estar completamente comprometidas con los valores, y satisfechas con los productos, los resultados y los impactos que toda su actividad genera.
 
 
Los ejemplos entre las empresas de la nueva economía son también  interesantes, como en el caso de Kickstarter. La plataforma de crowdfunding renunció a formar parte del club de los unicornios para ser parte del club de las B Corp. La empresa se comprometió a pagar sus impuestos, a no vender los datos de sus usuarios, a dejar claros sus términos y condiciones, a no hacer lobbying y a respetar el medio ambiente. Además de donar el 5% de sus ganancias a causas que luchan contra la desigualdad, promueven la educación musical y las artes.
 
 
Aunque este parezca un giro radical hacia una visión del mundo mucho más non-profit, que hasta ahora quedaba circunscrito a entornos muy determinados, se está convirtiendo en un mainstream que crece rápidamente. No son tan sólo las B-Corp, sino que conceptos como el emprendimiento social, la inversión de impacto (impact investment), o los “negocios con valor social” (business with social value) ya aparecen de manera muy frecuente incluso en aquellas publicaciones que tenían al beneficio y el accionista como valores principales, a la vez que nombres como Ashoka o Ship2B ya forman parte de un panorama cada vez más sensibilizado.
 
 
Parece que esta podría ser la nueva ola del capitalismo, aquella que estamos buscando desde hace décadas. De la misma forma que en el modelo energético ya no podemos confiar en explotar recursos sin pensar en cómo hacerlos sostenibles, en el modelo económico y empresarial tampoco podemos pensar solamente el beneficio sin tener en cuenta que este sea económicamente y socialmente sostenible. Parece sencillo, claro, e indiscutible. Veamos a ver si somos capaces de gestionar este complejo futuro.
 
 
 
Para seguir leyendo:
 
 
 
Jostein Solheim: Do Things You Passionately Believe In, en Insights by Stanford Business, el 4 de abril de 2017.
 
Impact investment: https://thegiin.org/impact-investing/